Hay vida más allá de AirBnB amigos, y aunque efectivamente esta ha sido la última gran innovación en el sector del alojamiento, poco dado a las innovaciones en producto, las últimas apuestas en lo que los americanos llaman The Next Big Thing no tiene relación con la citada empresa de alquileres de corta estancia, y sí con los Albergues. Pero como en inglés todo suena más novedoso, los llamaremos Hostels a partir de ahora, más acorde a su diseño moderno y espíritu juvenil.

Para muchos, el término hostel está asociado a un alojamiento barato para mochileros que comparten habitación y toman sus decisiones de compra basándose únicamente en el factor precio. Sin embargo, el segmento ha evolucionado tanto a lo largo de los últimos años que les ha situado en el punto de mira de profesionales, inversores y clientes. Sin duda podemos confirmar tres cosas: que ha dejado de ser una moda, que la consolidación del segmento ha llegado a España, y que se abre una oportunidad para las cadenas de hostels que permitirá regular y mejorar el segmento, pues a día de hoy es un mercado extraordinariamente fragmentado y regulado por una norma obsoleta.

Los viajeros jóvenes siguen siendo sus clientes mayoritarios, pero se han incorporado familias y grupos de viajeros de edad media más avanzada, que priman la buena ubicación de su alojamiento pero prefieren dedicar su presupuesto a experiencias que le permitan la inmersión cultural en el destino más que a las comodidades de un hotel tradicional.

Este perfil tiene poco que ver con el “mochilero” identificado hasta hace poco como principal cliente de los albergues urbanos. Del ‘backpacker’ se ha pasado al ‘flashpacker’, un viajero con inquietudes culturales que está permanentemente conectado vía redes sociales, cuenta con un poder adquisitivo medio-alto y una formación superior al del viajero tradicional. Así están las cosas.

Y las cifras de negocio acompañan, según podemos leer en los informes Phocuswright:

En el año 2014 el mercado de los hostels generó 5.200€ millones en todo el mundo, sólo en alojamiento.
Europa representa el 36% del mercado mundial, seguido de Asia con un 15% y Europa del Este con 13%.
Se prevén crecimientos del 7-8% anual hasta alcanzar los $7.000 Millones de facturación en 2018.
Y en España no son pocos los que han visto el potencial, tanto cadenas extranjeras como Generator Hostels, un referente del sector que cuenta con establecimientos en las principales ciudades del mundo (Barcelona y Madrid entre ellas), como proyectos españoles que incluso mejoran (con creces) al referente de la categoría, como la cadena bcool Hostels o incluso hostels independientes como The Hat, en Madrid, reconocido como uno de los mejores del mundo por Hostelworld.

Ya tenemos otra excusa más para hacer la maleta mochila y disfrutar de nuestro próximo destino.