Sexo, sexo, sexo, sexo, sexo y, por si ha faltado algo, un poquito más de sexo. La cita más sexual, erótica, obscena —o llamadlo como queráis— de First Dates estaba por llegar. Y este jueves se produjo.

El gran protagonista de la velada más caliente de la historia del programa de Cuatro se llama GQ, un chico oriental de 31 años, estudiante de marketing, y que no se anduvo por las ramas en ningún momento con Melany, de 26.

La chica, ingenua de ella, dejó la iniciativa de la charla a su cita y le instó a preguntarle lo que quisiera. Y vaya si GQ le tomó la palabra.

“¿Prefieres topless?”, comenzó GQ, así, sin más, para romper el hielo. “Me gustan las chicas con pechos grandes y si los tienes, enséñalos, debes broncearte y tomar el sol, y si tienes ropa no puedes tomar el sol”, explicaba GQ.

Melany empezó a encajar con entereza el bombardeo de preguntas sexuales:

La chica acertaba a explicar ante la cámara que “si no tengo pareja o no tengo cómo tener sexo en ese momento, no me encasillo en ello, tengo otras cosas que hacer, tengo muchas responsabilidades, y no tengo por qué estar buscándolo todo el rato”.

Ni el brindis se libró de la connotación sexual:

“Lo que menos me gusta de GQ es que me parece un poco engreído…”, concluyó Melany. “Yo veo a Melany en la cama aburrida, sinceramente…”, consideraba GQ.

La sentencia final, por supuesto, se basó en criterios sexuales:

Fuente: Huffingonpost