El suceso ha tenido lugar en un municipio de Castilla y León. Un grupo de ancianos que se reúne habitualmente en una céntrica plaza del pueblo, llevaba observando desde hace 4 o 5 días, tanto por la mañana como por la tarde, que un grupo de jóvenes empezaba a frecuentar la zona, riendo, charlando y manipulando sus respectivos teléfonos.

Todo transcurría con normalidad hasta que uno de los ancianos, se percató de un pequeño objeto volante que se aproximaba, aterrizando junto a los jóvenes y del que cogían unas bolsitas de marihuana metiendo dinero en una cajita que llevaba el propio aparato, volviendo a despegar. A pesar de lo extraño del objeto volador, lo más raro era que ninguno de los jóvenes manejaba mando alguno para controlar el misterioso ovni.

Un Policía que hacía servicio de vigilancia a pie por aquella zona, saludó a los ancianos, advirtiendo estos de la presencia de dicho aparato entre los jóvenes.

Fue el mismo Policía el que disfrazado de jardinero esperó que llegara “la paloma mensajera” como así lo llamaban los jóvenes, y con un rastrillo lo golpeó inutilizando los motores del mismo y procediendo a su intervención, confirmando que portaba varias bolsitas con marihuana. Tras las oportunas averiguaciones, se ha comprobado que el dron era manejado por un joven de la localidad, que desde el sofá de casa, hacia el reparto a domicilio con su nuevo juguete de Reyes. Se procedió a su detención y los jóvenes han sido citados judicialmente para manifestar al respecto.



Compartir
Artículo anteriorCachondeo por lo que muestra Google Maps al lado de un hospital de Málaga
Artículo siguienteUn muerto revive en la Sala de Autopsia.